Europa abierta

Nuevo pacto sobre migración y Asilo.

La política de inmigración y asilo es una de las más polémicas de la Unión Europea. Tras la crisis de refugiados de 2015, la espera en condiciones deplorables en los campos como el de Moria, en Grecia, la llegada de refugiados a Lampedusa y Canarias, la Comisión Europea presentó en septiembre de 2020 un Nuevo Pacto de Migración y Asilo para tratar de solucionar este conflicto.

Pacto sobre migración y Asilo. 

Valoraciones del pacto.

Real Instituto Elcano.  

Instituto Español de Estudios Estratégicos. 

Comisión Española de Ayuda al Refugiado.

https://www.cear.es/claves-nuevo-pacto-migracion-asilo/

LA TRAGEDIA DE REFUGIADAS E INMIGRANTES VICTIMAS DE VIOLENCIA DE GENERO

“Yo iba al colegio en aquel entonces. Una mañana mi madre me despertó y me pidió que fuera a su dormitorio. Me dijo que ahora que me habían empezado a crecer a los pechos había una práctica para evitar que fueran enormes. No sabía lo que me esperaba”. Decía Bettina Codjie, de 25 años y nacida en Lomé, capital de Togo, estudiante y bloguera, fue una de las niñas que sufrió el planchado de pechos al inicio de su pubertad. Uno de los maltratos desconocidos y difícil de detectar es el planchado de senos, pues se realiza en secreto dentro del hogar familiar. Según la definición de las Naciones Unidas, es “la práctica dolorosa de masajear o golpear los pechos de las niñas con objetos calientes para suprimir o revertir el crecimiento de estos”.

En algunos lugares se opta por los vendajes compresivos. El motivo de esta tortura se basa en la creencia que los pechos de las niñas pasen inadvertidos ante los hombres y no se sientan atraídos por ellas y, a su vez, retrasar al máximo el inicio de la vida sexual de las chicas. Se practica fundamentalmente en Camerún, pero también en otros países africanos y ha llegado, incluso, hasta a Europa. Las secuelas son terribles tanto desde el punto de vista física, dolores, infecciones, cicatrices… y psicológicos, como baja autoestima y sentimiento de culpabilidad que se arrastran toda la vida.

La violencia de género sigue siendo un gran tabú en algunas sociedades. Las mujeres sufren malos tratos están acostumbradas a ocultarlo, silencian lo ocurrido por temor a ser acusadas de tener ellas mismas la culpa, a que no se de respuesta a su denuncia, a recibir más agresiones en venganza por contarlo. Callan, soportan el dolor y esperan que algún día la situación cambie.
La violencia que sufren las mujeres reviste múltiples formas: violaciones, mutilación genital, matrimonios precoces, explotación sexual y asesinatos son las más denunciadas, pero no son las únicas aberraciones que padecen como hemos visto. Las Naciones Unidas definen la violencia contra la mujer como «todo acto de violencia de género que resulte, o pueda tener como resultado un daño físico, sexual o psicológico para la mujer, inclusive las amenazas de tales actos, la coacción o la privación arbitraria de libertad, tanto si se producen en la vida pública como en la privada».
Las Naciones Unidas proporciona 9 datos sobrecogedores sobre la violencia de género: “Cada 3 segundos, una niña es obligada a casarse. Una de cada 3 mujeres ha sufrido violencia física o sexual en el mundo. En países como el Congo, las violaciones como arma de guerra están tan generalizadas que, de media, una mujer será violada más de una vez en la vida. 3 millones de niñas son víctimas de ablación cada año. El 71% de las víctimas de trata son mujeres y niñas. El porcentaje de niñas objeto de tráfico sexual entre 2004 y 2014 se duplicó. En 2012, la mitad de los asesinatos de mujeres fue por parte de su pareja o de un miembro de su familia. En el caso de los hombres, esta situación se dio en un 5% de los casos. Las mujeres de entre 15 y 44 años tienen más riesgo de sufrir violencia de género que de sufrir cáncer, accidente de tráfico o malaria. Si todas las niñas refugiadas finalizaran secundaria, el matrimonio infantil descendería un 64% y las muertes por diarrea un 30%”.

Aunque la existencia de violencia de genero no supone obligatoriamente un desplazamiento forzoso, si que aboca a muchas mujeres que ven peligrar su vida a abandonar su país y buscar lugares seguros. Máxime cuando tienen que luchar contra la inacción de las autoridades ante las denuncias de amenazas o de sufrir palizas o violaciones, en estos casos la huida se convierte en la única solución posible. Entonces deciden iniciar un camino que, tampoco, no estará exento de peligros.
Las mujeres y las niñas en las rutas de la migración son víctimas de la discriminación y la violencia sexual y de género de la que huyen. Violaciones, “sexo de supervivencia” a cambio de poder continuar su viaje, acoso y agresiones por otros migrantes y funcionarios en zonas de tránsito. Cada vez es mayor el número de refugiadas e inmigrantes que llegan a las costas europeas embarazadas.
Los campos de refugiados, donde el hacinamiento y la falta de instalaciones sanitarias y de alojamiento separadas multiplica el riesgo, se convierten en lugares peligrosos para las mujeres, tienen miedo hasta ir al retrete, ir a por agua se convierte en una actividad de riesgo teniendo que salir acompañadas, o sufren acoso sexual cada día a causa de su género o su identidad.
En 2016, una serie de mujeres refugiadas y migrantes del África subsahariana que habían atravesado Libia contaron a Amnistía Internacional que, a lo largo de las rutas de tráfico de personas, la violación es tan habitual que, durante el viaje, tomaban píldoras anticonceptivas para evitar quedar embarazadas. Además, las mujeres y niñas refugiadas que carecen de documentación regularizada se enfrentan al dilema de no denunciar los delitos cometidos contra ellas, o denunciarlos y arriesgarse a ser detenidas, deportadas y sancionadas por carecer de permisos de residencia válidos.
Se estima que en Jordania hay cerca de un millón de personas procedentes de Siria (650.000 oficiales) y en Líbano más de 1,2 millones, de las cuales más del 50% son mujeres.
Un informe, que fue realizado con financiación de la Agencia Española de Cooperación Internacional al Desarrollo (AECID) y el Fondo Mundial de la Población de la ONU (UNFPA), refleja que el conflicto vulnera gravemente los derechos humanos de las refugiadas, tiene que vivir en condiciones precarias y hostiles.
Una de cada tres refugiadas sirias en Jordania o Líbano, sufren o han sufrido violencia de género, agresiones que han aumentado desde que dejaron su país debido a la guerra. Así lo refleja un estudio realizado por Alianza por la Solidaridad entre refugiadas en Jordania y Líbano. De ellas, un 10% denuncia que ha sufrido agresiones sexuales y cerca de otro 10% (el 9,6%) ha sido agredida físicamente. El 45,7% de las refugiadas ha tenido un embarazo desde que dejó su país.
El apoyo psicológico y jurídico a las mujeres refugiadas víctimas de violencia de género es vital. Los países europeos cuentan con instrumentos legales internacionales que provean de un marco de protección especial a las mujeres y niñas refugiadas y migrantes como la Convención de Naciones Unidas para la Eliminación de todas las Formas de Discriminación contra la Mujer (CEDAW), la Convención de Ginebra para los Refugiados (aunque adolece de la obligada perspectiva de género en su texto original), y, cómo no, el Convenio de Estambul, el primer instrumento legalmente vinculante para prevenir y combatir de forma integral la violencia contra las mujeres y la violencia doméstica. La Unión Europea debe cumplir con sus obligaciones y dar acogida y seguridad a las mujeres que huyen por motivos de violencia de genero.

Pero no solo ella, sino los gobiernos de todo el mundo deben cumplir su obligación legal de eliminar dicha violencia, romper el velo de silencio que envuelve en muchos países esta tragedia, que se pueda denunciar con seguridad los casos de violencia de genero. También es fundamental que se proteja a las personas refugiadas aumentando considerablemente el número de plazas de reasentamiento a disposición de las que estén más necesitadas de protección, que los campos de refugiados sean lugares seguros y que se luche contra la trata de mujeres.
La violencia que sufren las mujeres en gran número de países no tiene rostro, ni nombre, solo nos llegan determinados casos que saltan a los medios de comunicación, entonces entran en nuestros hogares y nos sacuden por unos instantes, perturban nuestra paz, cuando se pone nombre y rostro a las atrocidades nos parece más cercano y nos conmueven. Pero ello no debe ser una simple sacudida, sino una llamada al despertar de nuestra conciencia para adquirir el compromiso de, en la medida de nuestras posibilidades, combatir esa lacra que atenta contra la esencia del ser humano y que priva a la mujer de su derecho más elemental a la vida y a su dignidad.

Francisco Pleite Guadamillas
Magistrado y doctor en derecho.

ARTÍCULOS

La Unión Europea: espectadora o protagonista de su futuro

La UE se encuentra al margen de toda decisión de estrategia internacional, condenada a la irrelevancia ante el nuevo escenario por la lucha de la hegemonía mundial entre China y EEUU..
21/09/2022/por Francisco Pleite

Rusia vuelve a parir a Stalin

Con la invasión de Ucrania por Rusia vuelve la destrucción de las ciudades a Europa, se vuelven a partir las familias..
27/04/2022/por Francisco Pleite

La libertad de ayer

La pandemia que estamos sufriendo nos ha planteado problemas éticos que hasta ahora eran inimaginables, como la elección de las personas a las que se proporcionaban..
22/06/2021/por Francisco Pleite

Las mentiras en democracia

La verdad y la mentira unas veces se mezclan, otras corren paralelas, los usuarios tienen, en ocasiones, dificultades para deslindar la realidad de la ficción.
Las redes sociales están cambiando la sociedad de forma vertiginosa...
06/05/2021/por Francisco Pleite

Las nuevas amenazas de la democracia

La verdad y la mentira unas veces se mezclan, otras corren paralelas, los usuarios tienen, en ocasiones, dificultades para deslindar la realidad de la ficción.
Las redes sociales están cambiando la sociedad de forma vertiginosa...
26/03/2021/por Francisco Pleite

Un mundo cada vez más inseguro

Este comienzo de siglo XXI se inició con los ataques terroristas de Nueva York, Madrid y Londres, la extensión de los conflictos bélicos en Afganistán e Iraq y continuó..
21/03/2021/por Francisco Pleite

Hacia una justicia europea común

La Unión Europea es un proyecto que avanza lentamente y con gran esfuerzo entre interminables debates políticos. Uno de los pilares básicos sobre los que se debe asentar el proyecto europeo es la justicia, así se recoge en el artículo 2 del Tratado de la Unión Europea...
21/03/2021/por Francisco Pleite

La Europa de los refugiados, por Francisco Pleite Guadamillas

Cerrar las fronteras a los que huyen de la muerte es contrario al espíritu de la tradición europea y nos recuerda los peores momentos del siglo XX
19/03/2021/por Francisco Pleite

África, la tormenta perfecta para Europa, por Francisco Pleite Guadamillas

En este siglo el fuerte crecimiento demográfico en algunos países africanos, precisamente los más pobres, empujará a muchos ciudadanos a emigrar a otras tierras
19/03/2021/por Francisco Pleite

Nada volverá a ser igual

Los primeros años del presente siglo serán recordados como una época de desarrollo económico en todos los países occidentales, similar a la de “los felices años veinte”, y especialmente en el nuestro.
22/01/2021/por Francisco Pleite

La Europa que deja al descubierto la pandemia

De forma inesperada Europa, al igual que el resto de gran parte de los países del mundo, se encuentra sumergida en una pandemia inimaginable a principios de año.
21/01/2021/por Francisco Pleite

Ser extranjero en el mundo

Uno de los dramas que se ha agravado con las guerras y las desigualdades entre las naciones es el de las migraciones. Millones de personas se ven empujadas cada año a abandonar sus casas. Se calcula que en Estados Unidos viven unos 11 millones de inmigrantes en situación irregular.
24/01/2015/por Francisco Pleite

Refugiados e inmigrantes en la Europa del siglo XXI, por Francisco Pleite Guadamillas

Una de las preocupaciones que más inquietan a los europeos es la llegada de inmigrantes y refugiados. Europa debe mirar más allá de sus fronteras...
24/08/2012/por Francisco Pleite

La Europa de los refugiados

En la sociedad actual, el poder de los medios de comunicación se convierte en trascendental. Situaciones que en otros años serían desconocidas
24/05/2012/por Francisco Pleite