libro-los-amnesicos-nuestra-europa

Los Amnésicos

Geraldine Schwarz

 La intervención en el control de la memoria nacional y la multiplicación de los testimonios sobre inquietaron a los historiadores franceses, que pusieron en guardia contra una confusión entre historia, justicia y memoria. Temían la devaluación de su valor de expertos en provecho de políticas de memoria y de testigos que, a veces, se entregan a una “competencia memorial” e incluso a una “competencia victimaria”. Por otra parte, denunciaron el interés “obsesivo” por la Francia de Vich y, un exceso de memoria y una y perenne eminencia te recuerdo que invadido el espacio público y científico, en palabras del experto en el periodo. El historiador incluso hablan de una tiranía de la memoria. El filósofo fallecido en 2005, imprescindible en la materia, estima que poner el imperativo la memoria es el principio de un abuso. Además dice: soy prudente respecto al deber de memorias. Prefiero hablar de trabajo de memorial.

En Alemania, en el trabajo de memoria, han intervenido una multitud de actores. En Francia, lo han dirigido durante mucho tiempo esencialmente del Estado, los historiadores y los grupos de víctimas. “Como sociólogas, dudamos de la fuerza de la influencia de las autoridades políticas sobre el comportamiento de los individuos”, Sarah Gensburger y Sandrine Lefranc en su obra publicada en 2017, A quoi servent les politiques de memoire? (interrogación para que sirven las políticas de memoria?). “Para fundar valores perennes y ampliamente extendidos”, las políticas de memoria “necesitan apoyarse en actores numerosos y fuertes”, continúan, y apelan a estimular el espíritu crítico del individuo en lugar de imponer una memoria arriba”.